skip to Main Content

Competencia Cultural La Clave De La Política De Salud De Los Latinos: Un Comentario

Publicado por:
Harvard Journal of Hispanic Policy en línea
Escuela de Gobierno John F. Kennedy, Universidad de Harvard, Massachusetts de Cambridge

Kaplan M.A, y Zavaleta, A. (2017 25 de febrero)


A pesar de más de tres décadas de evidencia empírica de la investigación sociológica y antropológica que muestra claramente que la cultura juega un papel importante en el proceso de toma de decisiones de salud dentro de la sociedad latina, las creencias culturales latinas siguen siendo las menos comprendidas entre los proveedores de servicios en el sistema estadounidense . Esto se debe en parte al hecho de que el gobierno de EE. UU. No ha apoyado el desarrollo y la implementación de políticas de salud pública que tengan la capacidad de abordar adecuadamente las disparidades en la forma en que se brindan los servicios de atención médica a los latinoamericanos.

La importancia de las creencias culturales latinas en el cuidado de la salud y nuestra incapacidad para comprenderlas o incorporarlas en el entorno clínico, y nuestra falta de atención general a la cultura, han afectado en gran medida nuestra capacidad para brindar atención médica adecuada a la población latina en los Estados Unidos.

En su mayor parte, la educación médica en los Estados Unidos no ha incorporado de manera significativa y sistemática los planes de estudios destinados a explicar los factores culturales únicos que afectan a las poblaciones latinas. El problema es aún más complicado debido al hecho de que la población latina se compone de personas nacidas en el país y nacidas en el extranjero. Una gran parte del crecimiento de la población latina se debe a la inmigración. Tal inmigración conduce a una variedad diversa de creencias culturales basadas en el hogar que el sistema estadounidense de atención de la salud no entiende ni escucha.

A medida que nuestra sociedad global se vuelve más pequeña y culturalmente diversa debido a la globalización y la migración respectivamente, los proveedores de atención médica son cada vez más conscientes de la necesidad de desarrollar políticas de salud pública que hablen y defiendan la implementación de una atención culturalmente competente para los pacientes latinos. niveles local y nacional. Los profesionales de la salud también saben que las creencias y prácticas culturales de los pacientes latinos a quienes atienden juegan un papel importante en el control de su comportamiento de búsqueda de ayuda. Por lo tanto, es esencial que desarrollen una comprensión clara y una mayor conciencia de la importancia de la cultura en la comunidad latina para poder brindar servicios de atención médica de calidad a los pacientes en un entorno multicultural. Las poblaciones latinas en los Estados Unidos son cada vez más diversas y, sin embargo, preguntas como “¿debería la cultura desempeñar un papel en el sistema de prestación de servicios de salud?” Y “¿deben preocuparse los profesionales de la salud por dominar las competencias culturales en sus prácticas?” preguntado y no dirigido.

    1. Diversidad cultural latina:

Entre los primeros conceptos que los proveedores de servicios de salud deben tener en cuenta al tratar a los latinos, se encuentra que existe una gran variación subcultural en la población latina. La población latina en los Estados Unidos es increíblemente diversa y tiene orígenes en México, América Central, América del Sur y el Caribe. Cada una de estas subáreas tiene sus propias variaciones lingüísticas y dialécticas, así como diferencias en creencias, estilos de vida y costumbres. Además, es importante reconocer que existen diferencias sociales y culturales entre los latinos de diferentes entornos rurales y urbanos, las clases socioeconómicas, los niveles de educación y aculturación, y las actitudes hacia las modalidades de prestación de servicios de salud. Por lo tanto, es importante que los profesionales de la salud tengan en cuenta el origen de una persona y las sutiles realidades culturales asociadas cuando diseñan servicios médicos para ser entregados a sus pacientes latinos de diferentes subculturas regionales en los Estados Unidos.

  1. La familia latina:

A lo largo de la literatura sobre el cuidado de la salud de los latinos, la resiliencia y la cohesión de la familia latina se han identificado como una característica distintiva. Las familias latinas imparten creencias culturales y sirven como una red de seguridad crítica para sus miembros. El proceso de socialización y enculturación que tiene lugar dentro de las familias latinas sirve para complejidades adicionales en el sistema de prestación de servicios de salud en este país.

Por ejemplo, en el tratamiento de familias latinas, es importante involucrar a la familia extendida de múltiples generaciones en cada etapa del proceso de prestación de atención médica. Los familiares a menudo se acompañan unos a otros a la oficina de un proveedor, especialmente cuando el tratamiento es invasivo o fuera de lo común. Como es cierto para la población en general, dentro de las comunidades latinas, las mujeres con mayor frecuencia buscan servicios de atención médica. En las familias extensas, las mujeres jefas de hogar, especialmente las abuelas y las bisabuelas son generalmente las personas más involucradas en ayudar a los pacientes a tomar las decisiones que son mejores para ellos. Son estas matriarcas las responsables de la interpretación de los problemas familiares relacionados con la enfermedad y la salud. Por lo tanto, es esencial que los proveedores de atención médica reconozcan esta faceta importante de la competencia cultural de los latinos y aprendan a recurrir al conocimiento de madres y abuelas en el entorno de su consultorio y al lado de la cama.

Otra faceta que los proveedores de atención médica deben entender es el concepto de la familia latina multigeneracional. El análisis de los datos de tendencias sociales y demográficas del censo de 2010 realizado por Pew Research Center sugiere que el número de hogares familiares multigeneracionales en los Estados Unidos va en aumento, especialmente en áreas del país con poblaciones de inmigrantes en expansión. Los datos del censo indican que en 2008 49 millones de estadounidenses vivían en hogares multigeneracionales compuestos por al menos dos o más generaciones de miembros de la familia. La investigación también muestra que las unidades familiares multigeneracionales son más comunes entre los grupos raciales y étnicos donde existe una preferencia cultural hacia este tipo de arreglo de vida. Por ejemplo, entre los latinos, los datos del censo revelan que el 48 por ciento vive en hogares de tres generaciones, el 47 por ciento vive en hogares de dos generaciones y el 4 por ciento vive en hogares de generaciones salteadas, solo abuelos y nietos sin generación familiar en la familia unidad. Hallazgos similares también se observaron para otras poblaciones de minorías raciales y étnicas como negros y asiáticos que también tienen fuertes vínculos culturales multigeneracionales con la familia. Por lo tanto, es evidente a partir de estos hallazgos, que el sistema multigeneracional de apoyo familiar representa una herramienta cultural valiosa que los proveedores de atención médica pueden utilizar para maximizar el cumplimiento del paciente mediante la incorporación de miembros de la familia en el proceso de toma de decisiones médicas.

Además, las familias a menudo juegan un papel en la perpetuación de la creencia de que cuando una enfermedad le ocurre a un miembro de la familia está predeterminada. Cuando un miembro de la familia se enferma, muchas familias latinas buscan un equilibrio entre la biomedicina y las formas alternativas. La familia ayudará al paciente a encontrar un tratamiento que sea el equilibrio ideal.

  1. Medicina Folclórica Latina:

La medicina popular y la religión popular siguen desempeñando un papel importante en el paradigma de la salud y la enfermedad y en la prestación de servicios de salud en la cultura latina. A principios de la década de 1980, los niños de familias agrícolas migrantes y estacionales fueron llevados a clínicas en los Estados Unidos. Las madres estaban tratando estómagos de cólicos con un remedio popular popular llamado greta o azarcón para malestar estomacal o empacho en español. Este remedio popular está disponible en las tiendas del vecindario a ambos lados de la frontera entre Texas y México y está disponible allí hasta el día de hoy. El remedio popular fue difundido por los inmigrantes a través del Medio Oeste.

En última instancia, el análisis químico determinó que esta sustancia era 99% de óxido de plomo, lo que causaba un retraso mental grave y la muerte, en niños por lo demás sanos. Esta realización desencadenó un esfuerzo masivo para eliminarlo de los estantes y los hogares, así como el desarrollo de materiales de educación de salud para padres y proveedores. Como resultado de esta intervención, los proveedores de las clínicas de salud de inmigrantes de la nación aprendieron a preguntar proactivamente a las madres sobre los remedios culturales que les dan a sus hijos. A través del trabajo de los educadores de salud y las redes de trabajadores de la salud comunitarios llamados, promotoras de salud, el mensaje fue entregado y el problema ha sido contenido, pero nunca completamente resuelto. En los últimos años, el problema del envenenamiento con óxido de plomo ha resurgido recientemente en las poblaciones de inmigrantes latinos y migrantes en Houston y otras ciudades.

En la cultura latina actual, la religión tradicional y la religión popular coexisten en el sistema de prestación de asistencia médica. Muchas terapias alternativas positivas y de apoyo basadas en la cultura han demostrado su eficacia, y se fomenta su uso. Visitas a proveedores culturales de la comunidad a veces llamados curanderos / as es una intervención de primera línea eficaz comprobada para la atención primaria.

Al pensar en la medicina popular, es importante considerar el contexto global. En toda América Latina, los sistemas de creencias nativas se han mezclado con los sistemas de religión popular y de curación popular, impulsando alternativas innovadoras a los sistemas modernos de prestación de servicios de salud. Estos modelos terapéuticos alternativos pueden proporcionar una valiosa base de conocimiento que los proveedores de servicios de salud en los Estados Unidos pueden buscar como guía al diseñar tratamientos efectivos para sus pacientes latinos. Comprender la importancia de los modelos culturales de curación brindará a los proveedores una base de conocimientos que les permitirá integrar sistemáticamente la biomedicina con la medicina alternativa de una manera complementaria que mejor satisfaga las necesidades de salud física y mental de la comunidad latina de una manera culturalmente competente.

  1.  Competencia Cultural en la Clínica:

Los problemas de salud física y emocional característicos de las poblaciones latinas en los Estados Unidos continúan siendo únicos y presentan desafíos muy reales para el equipo de prestación de servicios de salud que no los comprende. Este hecho brinda una oportunidad importante para evaluar y abordar estos desafíos dentro del contexto de la ciencia y la cultura.

El fenómeno de la curación popular conocido como curanderismo no está disminuyendo con la disponibilidad de modalidades modernas de atención médica pensadas por algunos. No está disminuyendo en los Estados Unidos ni en ningún otro lugar de América Latina. El movimiento hacia sistemas de prestación de servicios de salud culturalmente informados debe, por lo tanto, tomar en consideración la realidad de que los factores culturales desempeñan un papel en nuestro intento de producir una población latina más saludable.

Además, un mayor conocimiento y comprensión de los sistemas alternativos nativos de atención de la salud nos ayudará a abordar el problema continuo de la falta de recursos, así como a tratar de manera efectiva con la inmigración continua de América Latina y especialmente de México.

El sistema actual de prestación de asistencia médica en los Estados Unidos se enfrenta a desafíos de salud desconocidos hasta ahora que deben abordarse como problemas de salud pública y deben tratarse de manera efectiva mediante la incorporación de lo que hemos aprendido sobre la cultura y la ciencia.

Las enfermedades crónicas no tratadas en las poblaciones latinas continúan clasificándose como necesidades de salud no satisfechas, afectando a toda la población y la viabilidad económica de la nación. La falta de redes de apoyo y tratamiento para los médicos sigue siendo un problema en la nación, especialmente a lo largo de las poblaciones metropolitanas más grandes. Por ejemplo, hay más latinos en Houston que a lo largo de toda la frontera entre Texas y México.

La falta de comprensión de los médicos sobre las realidades culturales de las poblaciones latinas debe abordarse si queremos tener éxito en la mejora de su atención médica y su estado de salud. Cuestiones importantes como la escasez continua de mano de obra de salud, la relación proveedor-paciente y el interés en la capacitación y coordinación de trabajadores de alcance cultural y clínicos capacitados son fundamentales.

El desarrollo de redes y coaliciones basadas en la comunidad continuó la cooperación con México a través de programas de planificación regional transfronterizos, y una mayor educación sanitaria solo será efectiva si la cultura se toma en serio. Es importante entender tanto el lenguaje del paciente como su cultura. Es importante incluir a la familia en la deliberación de la atención médica, así como a la comunidad en los sistemas de prestación de servicios de salud. Es fundamental escuchar lo que dice la gente sobre sus necesidades de atención médica, así como a los proveedores de atención médica para evitar hacer juicios de valor estereotipados sobre las creencias de las personas.

Actualmente, en los Estados Unidos, el uso de la medicina complementaria y alternativa (CAM) es un lugar común, y no solo entre las cada vez más numerosas poblaciones minoritarias. Más de un tercio de los adultos estadounidenses informan que usan algún tipo de terapia alternativa, y el número total de visitas a proveedores alternativos cada año ahora excede las visitas a proveedores de atención primaria. En la mayoría de las otras partes del mundo, la magnitud de las terapias alternativas es aún mayor. La forma en que se aprenden los tratamientos alternativos también tiene una base cultural. Los miembros de la familia consultan entre sí y los amigos consultan con amigos acerca de terapias alternativas y remedios para problemas de salud específicos.

Una de las realidades que enfrentamos hoy es que las terapias alternativas generalmente no están documentadas por escrito. El boca a boca es el método preferido de transmisión de información cultural. Las historias sobre terapias alternativas también aparecen con frecuencia en los medios, y esto es especialmente cierto en los medios étnicos.

A medida que la información clínicamente aceptada esté disponible, muchos proveedores privados y públicos, hospitales, planes de atención administrada y clínicas financiadas con fondos federales, han incorporado terapias alternativas en sus prácticas. Comprenden cómo la terapia alternativa puede desempeñar un papel complementario y, a veces, sus pacientes lo exigen.

En el suroeste de Estados Unidos, hace algunos años, las clínicas financiadas con fondos federales comenzaron a proporcionar espacio clínico a ciertos proveedores culturales, que sirvieron eficazmente como parte del equipo de atención médica en esa situación. En muchos lugares, se alienta a los curanderos nativos a que visiten a sus clientes en el hospital, tratando el aspecto físico y emocional de la recuperación como miembros integrados del equipo de atención médica.

Los Centros de Ciencias de la Salud y otras escuelas de profesiones relacionadas con la salud están ahora más que nunca implementando la competencia cultural en su plan de estudios y enseñando a los estudiantes sobre las realidades de los tratamientos médicos basados ​​en la cultura que encontrarán en la práctica.

Para proporcionar un sistema de atención de salud racional, eficaz y personalmente satisfactorio, es fundamental que el proveedor de atención primaria sepa quién está usando una terapia alternativa y por qué, así como algo sobre la terapia. Es fundamental que los proveedores sepan cómo los pacientes obtienen la información sobre la terapia alternativa que están usando y cuán creíble o perjudicial es esa información.

El paciente típico no informa a su proveedor sobre el uso de una terapia alternativa. Sin este conocimiento, el proveedor no está totalmente capacitado para evaluar la terapia alternativa Vis a Vis de la terapia prescrita y si las dos son compatibles, seguras y efectivas si se usan juntas. Solo en las últimas décadas ha habido un gran interés, en todo el mundo, en la investigación científica y la evaluación de terapias alternativas. La Oficina de Medicina Alternativa de los Institutos Nacionales de Salud se estableció en 1992.

El desarrollo de información de referencia sobre muchas terapias complementarias y alternativas comenzó en ese momento. Pero para muchas terapias importantes y extendidas, la investigación aún no ha comenzado. Queda mucho por hacer en esta área. Existe una gran escasez de profesionales capacitados que conozcan las terapias alternativas que se usan en las poblaciones a las que sirven. Y hay incluso menos proveedores que puedan o quieran participar en la investigación científica necesaria para establecer información creíble sobre esas terapias. Fuera del entorno universitario, hay una escasez de entornos de investigación receptiva e integrada, y este hecho sirve de barrera para nuestra capacidad para desarrollar equipos multidisciplinarios que incluyen médicos alternativos y convencionales. Estos factores contribuyen a la falta de estandarización que debe ser entendida en la práctica. Los modelos de toma de decisiones necesarios para determinar la eficacia de una terapia complementaria deben abordarse en nuestras prácticas. Sin embargo, el conocimiento sobre ellos está severamente limitado y el concepto no es generalmente aceptado.

Existen virtualmente miles de terapias médicas complementarias y alternativas, pero la mayoría aún requieren validación científica y estamos a años de entenderlas. Los profesionales de la salud médica modernos ahora tienen la oportunidad de desempeñar un papel en nuestra comprensión de las terapias alternativas en la próxima generación. Y es importante que lo hagan. El hecho de que la ciencia no haya validado una terapia alternativa particular no la hace menos válida en las mentes de las personas que la emplean. A pesar de todo lo que hemos aprendido y después de más de treinta años de investigación, las poblaciones económicamente marginales y basadas en la cultura como los latinos siguen siendo los menos entendidos.

Referencias

Finkler, Kaja, 1994 Mujeres en el dolor: género y morbilidad en México, prensa de la Universidad de Pensilvania, Filadelfia.

Graziano, Frank, 1999, el Nuevo Mundo Milenario, Oxford University Press, Nueva York.

Ortiz, Silvia, 1999, La Medicina Tradicional del Norte de México, Serie Anthropologia Fisica, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, D.F.

Pew Research Social and Demographic Trends 2010 – El retorno de la familia familiar multi-generacionalwww.pewsocialtrends.org/2010/03/18/the-return-of-the-multi-generational-family-household

Ramos, Jorge 2003, Latino Wave, Harper Collins, Nueva York

Simposio sobre salud para inmigrantes: edición especial, 1996, Texas Medicine, Texas Medical Association, vol. 92, No. 10 Austin, Texas.

Competencia cultural del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HRSA), http://www.hrsa.gov/culturalcompetence/

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), http://health.nih.gov/result.asp/26

Verbrugge, Lois, 1990, Pathways of Health and Death, en: Women, Health and Medicine in America: A Historical Handbook, ed. Rima D. Apple, Garland, Nueva York.

Zavaleta, Antonio, El Niño Fidencio Research Project, La Universidad de Texas en Brownsville, http: //vpea.utb.elnino/fidencio.html

Zavaleta, Antonio y Alberto Salinas Jr., Conversaciones Curandero 2009: El Niño Fidencio, Shamanism and Healing Traditions of the Borderlands, Autorhouse, Bloomington, IN

Sobre los autores:

Mitchell A. Kaplan, Ph.D. CPSP es un asesor de evaluación de programas y escritura de subvenciones en la práctica privada en la ciudad de Nueva York. El Dr. Kaplan recibió su Ph.D. en sociología de la Escuela de Graduados y el Centro Universitario de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

El Dr. Antonio Zavaleta de la Universidad de Texas en el Valle del Río Grande es un antropólogo aplicado que ha estudiado la conexión entre la práctica médica y las tradiciones culturales de la gente de la frontera de los EE. UU.-México por más de 40 años. Es uno de los principales expertos de la nación en medicina popular, una forma no tradicional de terapia médica practicada por los curanderos populares de las tierras fronterizas.

Back To Top