skip to Main Content

El Culto de Yerba Buena

Esta es la historia poco probable pero totalmente cierta de cómo un muchacho de 16 años de la Academia Saint Joseph conoció a una esclava sexual y prostituta de 16 años de la aldea de Yerba Buena en el sur de Tamaulipas, México. Se conocieron en la infame ciudad de Matamoros Boy en 1963 solo unas semanas antes de la caída del culto sediento de sangre que operaba en su aldea. Esta es la historia de cómo se convirtieron en amigos y cómo se lo ha confiado con la información sobre Magdalena Solís conocido como el “Gran Sacerdotisa de la Sangre”, y el culto de Yerba Buena antes de la desaparición del culto en un tiroteo con la policía y antes de la historia de los humanos el sacrificio apareció en los periódicos.

St. Joe

El año escolar 1962-1963 comenzó como cualquier otro. Mis amigos y yo éramos estudiantes de segundo año en Saint Joseph Academy, una escuela secundaria católica para niños en Brownsville, Texas. La escuela católica para niñas fue Villa María, ubicada a unas cinco cuadras.

Había solo 50 niños en nuestra clase de segundo año, divididos en dos grupos. La mayoría de nosotros había comenzado la escuela juntos como niños de kindergarten en 1952. Aproximadamente la mitad de los niños eran de familias mexicanas que vivían justo al otro lado de la frontera en Matamoros, Tamaulipas. La otra mitad era de familias mexicoamericanas en Brownsville. Todos eran de clase media alta, y algunos de los chicos eran de familias anglos en Brownsville.

Los Misioneros Oblatos de María Inmaculada fundaron la Academia de San José en 1865. La escuela fue reconocida por preparar a los niños para la vida y la ciudadanía a través de becas rigurosas, doctrina católica y atletismo. Cuatro generaciones de Zavaletas han asistido a St. Joe, yo era el tercero. Aunque los muchachos de las escuelas públicas nos sentían mal, muchos eran nuestros amigos. A menudo teníamos que luchar para ganar su respeto, por lo que luchar era familiar para mí, me hacía difícil. Aparte de ser distinguidos como niños de Brownsville o Matamoros, el verdadero factor distintivo era si usted era o no un atleta. St. Joe, como lo llamábamos, tenía una larga tradición como una escuela valiente que producía atletas y equipos deportivos excepcionales compitiendo en todo el valle con muchas escuelas secundarias públicas del área.

Yo era un atleta, y mi tío era el entrenador en St. Joe, lo que hizo las cosas doblemente difíciles para mí, me impulsó a sobresalir tanto dentro como fuera del campo. Todos los chicos de Zavaleta eran atletas notables, y los chicos de St. Joe, en general, eran inteligentes y aventureros. Aquellos de nosotros que fuimos más gregarios salimos con las chicas de la VM, mientras que para el resto de nosotros, pensar en chicas fue un concepto extraño hasta un par de años después.

Pueblo de niños

Fuimos capaces de saciar nuestras libidos emergentes con excursiones ocasionales a través de la frontera a Boy’s Town. Cada ciudad fronteriza mexicana tiene un mítico distrito de luz roja llamado Boy’s Town. Matamoros Boy’s Town estaba ubicado en las afueras de Matamoros. Todos habíamos escuchado historias sobre Boy’s Town y sentíamos curiosidad por las chicas de cabaret, las películas “francesas” y especialmente las infames danzas de plátano y burro. Nos preguntamos si algo de lo que habíamos escuchado era verdad, y teníamos que verlo por nosotros mismos.

Supongo que este rito de paso fue impuesto a cada generación de niños católicos que crecieron en la frontera porque he conocido a muchos y todos tienen recuerdos similares de Boy’s Town en Reynosa, Nuevo Laredo, Villa Acuña y Ciudad Juárez. Lo que no sabía era que un sindicato del crimen organizado suministraba niñas a todos los distritos de luz roja. Aprendí muchos años después que todos los Boy’s Towns estaban conectados a través de una red que transfería cadenas de niñas de un lugar a otro, río arriba y río abajo. A las niñas nunca se les permitió quedarse en una ciudad fronteriza por más de un par de meses. De esa forma, nunca podrían enamorarse de ninguno de los muchachos locales o tratar de dejar su servidumbre por contrato. Luego estaban las prostitutas del área local que no eran propiedad del sindicato y tuvieron que pagar por espacio en un club y por una habitación.

Como estudiante de décimo grado, yo era uno de los pocos niños que poseía un automóvil. Un día, mi padre trajo a casa un Mercury 1954, que ganó, en un juego de póquer. Era para mí jugar con mi abuelo Pedro y llevarlo a su rancho cerca de Río Bravo. Me encantó conducir arriba y abajo de la carretera del río conocida como la Carretera Militar en la década de 1960 y todavía lo hago.

Viernes por la noche, y sobre todo después de los partidos de fútbol en casa, mis amigos se todos se amontonan en mi Mercurio, y de que nos iban a los clubes de la derecha a través del puente como Jessie, Tio Nacho y el club Mustang en Matamoros y finalmente a Ciudad del Niño, ajeno a cualquier peligro.

Boy’s Town estaba en el camino a la playa en dirección este de Matamoros. Según recuerdo, parecía que se encontraba a cinco millas o más de las afueras de la ciudad, pero podría haber sido más. Cuando las luces de Boy’s Town salieron a la vista, un desvío a la derecha de la carretera nos llevó a un camino de tierra que atravesaba un campo de algodón lleno de enormes surcos y baches. Ese camino, como un campo de minas, podría destruir rápidamente la suspensión de un automóvil si uno no fuera cauteloso. Los convoyes de grandes camiones agrícolas que transportaban braceros hacia y desde los campos de algodón hasta Boy’s Town lo atravesaban siete días a la semana.

Las luces de Boy’s Town produjeron una vista etérea y una brillante cúpula sobre el barrio rojo. Desde la distancia, se parecía a un carnaval surrealista con luces de todos los colores, señales luminosas y música a todo volumen desde los numerosos salones de baile. Si alguno de nosotros cree en el diablo, imaginamos que este sería sin lugar a dudas el lugar donde vivió. Años más tarde, la película “Dusk to Dawn”, con su cabaret en las afueras de la ciudad y hordas de demonios, trajo recuerdos de Matamoros Boy’s Town desde la década de 1960. Todo tenía sentido para mí después de ver esa película muchos años después.

En la década de 1980, un alcalde cruzado finalmente cerró la antigua Matamoros Boy’s Town. Permaneció vacante durante muchos años y cayó en decadencia. Con la inmigración masiva de mexicanos a Matamoros para trabajar en las maquiladoras, muchas familias se instalaron en las estructuras vacías. Sin embargo, el mito de Matamoros Boy’s Town continuó y muchas veces me pidieron que guiara a los periodistas y buscadores de curiosidades para verlo. La prostitución en Matamoros ciertamente no terminó, se mudó al centro de la ciudad y hoy está viva y bien. Tal vez fue la atmósfera surrealista que nos atrajo al lugar, sirvió como un laboratorio de folclore vivo, que acompañó nuestra enseñanza religiosa de la escuela católica.

La calle principal de Boy’s Town se extendía por unas seis cuadras y luego no había nada más que la oscuridad de los campos de algodón. A ambos lados de la calle principal, que no estaba pavimentada, había una calle secundaria y calles transversales donde pequeñas habitaciones se alquilaban a las mujeres y niñas por cuarto de hora para su uso en el comercio sexual. Las prostitutas iban desde mujeres en la cincuentena y quizás más viejas hasta muy jóvenes menores de edad.

Recuerdo que cuando era muy joven no entendía cómo podían conciliar los numerosos íconos religiosos que adornaban las paredes de sus habitaciones con el comercio sexual. ¿No tenían miedo de ir al infierno como nos enseñaron en St. Joe? Toda la escena de Boy’s Town era incongruente para mí a los 16 años. Sin embargo, a medida que maduraba y especialmente después de completar mi educación universitaria y regresar a Brownsville, desarrollé una gran compasión y comprensión para estas trabajadoras sexuales y Boy’s Town como servil frontera microindustrial . Muchas de las mujeres tenían niños a la espera de que sus madres hicieran negocios. Se les pediría que salgan de la habitación y salgan a la calle y que les devuelvan el llamado después de que su madre haya llevado a cabo sus negocios.

En aquellos días, había tres grupos muy identificables de clientes masculinos en Boy’s Town. Había los aviadores de la base de la Fuerza Aérea en Harlingen, y estaban los braceros de las granjas y los campos circundantes. Luego estaban los muchachos locales como nosotros, recién salidos de las emociones que buscaban descubrir nuestra virilidad mediante el establecimiento de recuerdos inolvidables provocados por la clásica culpabilidad de colegial católico. No había ningún honor que ganar en una experiencia sexual fronteriza en Boy’s Town y eso lo sabíamos.

En la década de 1950, el algodón era el rey, y en el verano, cientos de trabajadores agrícolas viajaron al norte para recoger el algodón que giraba de una granja a otra. Trabajaban largas y duras horas, se les pagaba en monedas por el peso del algodón recogido y luego los recogían en camiones para llevarlos a Boy’s Town, lo llamaron el Zumbido. Los braceros se mantuvieron a sí mismos, frecuentando principalmente los salones de baile, como el famoso salón de baile “Donkey” y el bar “Aqui Me Quedo”. Los braceros compraban tokens para bailes con las chicas que preferían y con quienes querían tener sexo. Fue muy fácil que su escasa paga se convirtiera en humo en Boy’s Town. Admiré la perspicacia de la danza del bracero mientras giraban a las chicas con la melodía de un shotze, redova, mazurka o vals,

Los braceros más afortunados eran aquellos que trabajaban en los campos de algodón con sus familias, las mujeres sabían que debían mantenerlos atados y quitarles el día o los salarios de la semana a sus maridos antes de permitirles irse a Boy’s Town.

Los salones de baile se ubicaron en las primeras dos o tres cuadras al ingresar a Boy’s Town desde la autopista. Los aviadores y otros como nosotros permanecerían en las áreas de cabaret en medio de Boy’s Town.

Había cuatro o cinco bares de élite, clubes y cabarets como el Golden Palace y el Charlie’s Bar, que estaban situados en una sola cuadra a cada lado de la calle, justo en el medio de Boy’s Town. Raramente ingresábamos al lujoso Golden Palace porque éramos fácilmente identificables y, por miedo, uno de los compadres de nuestro padre nos reconocería. Cuando eso me sucedió inevitablemente, mi padre solo dijo: “Ten cuidado y no le digas a tu madre dónde has estado”. El folclore que circulaba en el patio de la escuela era que algunos padres llevaron a sus hijos a Boy’s Town para iniciarlos en la edad adulta. Todos lo creímos, aunque nunca se mencionó un nombre y nunca conocí a ningún chico que tuviera esa experiencia. Un número significativo de mis amigos tuvieron su primera experiencia sexual con las amas de casa de su madre.

Los primeros años sesenta fueron años extraordinarios para mí. Mi padre era político en Brownsville, su socio comercial era el alcalde de Matamoros, y el padre de mi mejor amigo era el jefe de la policía en Matamoros, así que éramos los señores de Matamoros. No supimos hasta años después que siempre había protección armada velando por nosotros. A pesar de la naturaleza extraña del entorno que nos rodea, no recuerdo haberme sentido nunca asustado o en peligro, aunque fui testigo de muchas peleas a puñetazos y batallas armadas, que dejaron cuerpos esparcidos en la calle y al menos un asesinato.

Poco sabía yo que uno de mis compañeros de clase del Texas Southmost College era la hija del dueño de un cabaret de Boy’s Town. Le gustaba sentarse en una silla en la puerta de su club, y una noche lo cortaron con una lluvia de balas de ametralladora. Parece que estoy caminando hacia su cabaret cuando su vida terminó. Su hija no regresó a la clase en la universidad y nunca más fue vista en Brownsville.

Una vez me sorprendió un aviador borracho, pero sus compañeros me arrancaron de inmediato y no me dolió. Sucedió tan rápido que no tuve tiempo de dar un puñetazo. La policía de Boy’s Town quería llevarlo a la cárcel, pero no quería saber nada de él, estaba muy borracho.

En aquellos años, yo era un niño alto y delgado con gafas de montura negra de Buddy Holly y siempre vestido con mocasines y camisas y pantalones estilo oxford abrochados. Así se vestían los geniales chicos de St. Joe, las chicas de cabaret nos amaban, sabiendo que por lo general teníamos algo de dinero en los bolsillos; nos destacamos y siempre fuimos clientes preferidos, y estábamos limpios.

Cuando ingresábamos a un cabaret como un grupo de cuatro o más, aprendíamos a no sentarnos demasiado cerca de las pistas de baile en los cabarets y agarrarnos de una mesa al menos a dos filas de distancia o lo más lejos posible del escenario. Los muchachos sentados demasiado cerca de la pista de baile invariablemente se verían arrastrados al acto y tendrían que comer el plátano o algo peor. Las chicas venían a nuestra mesa y me llamaban “Cutie Glasses”. Querían que les compráramos bebidas o que alquilamos una habitación. Éramos demasiado jóvenes para ese tipo de travesuras y solo bebimos cerveza mientras esperábamos a que comenzara el espectáculo. Por lo general, teníamos que comprarles una bebida a las chicas para que pudieran sentarse en nuestra mesa.

Pensamos que éramos muy conocedores y sabíamos todos los signos de peligro como no beber de un vaso que podría ser pinchado; todos nos cuidamos el uno al otro. Cada uno de los cuatro o cinco cabarets principales tenía varios gorilas, así como un hombre al frente que pregonaba las horas de inicio del show. Todos nos conocían y eran amigos, les dimos una buena propina. Los mejores espectáculos de plantas llegaron desde las grandes ciudades y siempre comenzaron después de la medianoche.

Al final de la calle, había varios pequeños lugares donde se exhibían las gastadas películas “francesas”; eran comparables a las películas cortas de hoy. Las películas eran emocionantes, pero eran antiguas, muy crudas y frágiles. Con frecuencia la película se rompería, y tendríamos que esperar a que se empalme. Recuerdo esas habitaciones tan calientes y malolientes y queríamos salir de allí, pero ninguno de nosotros había visto algo así antes, así que esperamos. Todos queríamos ver que el burro tuviera sexo con una mujer, y cuando finalmente lo hicimos, nos decepcionó, obviamente fue falso. Sin embargo, una vez, cuando la actuación del burro era parte del floorhow, ¡era real!

Una película fue suficiente para mí. Nos dirigimos hacia los espectáculos de pisos en vivo que continuaron hasta las cuatro o cinco de la mañana. Eso fue demasiado tarde para nosotros. Regresaríamos con seguridad a través de la frontera antes de la 1 a.m.

Yerba Buena

Había un bar aislado al final de la calle que me atraía, y en una ocasión, caminé las dos o tres cuadras más allá de nuestra zona segura para ver cómo estaba. Era demasiado temprano para que ocurriera mucho allí, pero tomamos una mesa y pedimos una cerveza. Las chicas comenzaron a pasar en círculos para ver lo que queríamos. Apareció una chica joven inocente que parecía fuera de lugar, vi su mirada y me dio una sonrisa tímida. Nos hicimos amigos. No tenía esa mirada demacrada, era evidente que no había sido una prostituta de Ciudad de Niños por mucho tiempo.

Durante los siguientes meses en la primavera de 1963, iría a Boy’s Town solo para verla. Si no la veía en el piso, le preguntaba por ella y me dijeron que tenía un cliente en el piso de arriba y pronto lo dejaría. Le compraría bebidas, aunque ella no era bebedor, era necesario que se sentara en mi mesa. Para poder sentarse conmigo durante un tiempo, ganaría una ficha por cada bebida que vendiera para el club. Eventualmente, pagué la habitación para poder hablar. El tiempo estaba muy controlado y hubo varias ocasiones en que tocaron la puerta exactamente a los quince minutos. Si quería más tiempo, tenía que pagar de nuevo. Nunca le pedí sexo y ella nunca me lo ofreció.

Me enteré de que ella era una esclava sexual forzada del pueblo de Yerba Buena, en el sur de Tamaulipas. Ella era demasiado joven para ser una prostituta profesional. Era evidente que fue forzada a esta vida de prostitución para proteger a su familia.

Esta es la historia del culto a Yerba Buena y de la joven prostituta de Yerba Buena que trabajaba en Matamoros Boy’s Town. Hablamos muy cordialmente, con mi español roto y ella acerca de dónde vivía y su familia. Estaba llena de curiosidad, la antropóloga en ciernes me preguntó por qué estaba trabajando como prostituta en Boy’s Town, y me explicó que se vio obligada a esa vida de prostitución y que su familia estaba cautiva, que no tenía más remedio que Cumplir para protegerlos.

Su historia, que te cuento aquí, estaba más allá de mi comprensión. Nos hicimos amigos. Ella me dijo que tenía 16 años, mi edad, y que la forzaron a prostituirse por un extraño culto religioso que se había apoderado de su aldea. En ese momento, fue difícil para mí entender qué era un culto.

Yerba Buena estaba ubicada en el extremo suroccidental de Tamaulipas, en el Municipio de Villa Minero, muy cerca de la frontera de Tamaulipas con Nuevo León. (https://google.com/maps/place/Yerbabuena,+Tamaulipas,+Mexico/@24.505277,-99.6256991.15z). Era difícil para mí creer en sus historias, pero quería escucharlas de todos modos. Han pasado tantos años que no recuerdo su nombre, así que la llamaré Lupita.

Sí recuerdo haber ido a su habitación en el segundo piso del cabaret para poder tener más tiempo juntos. Yo alquilaría una habitación por quince minutos por diez dólares. Su habitación, que compartía con otras mujeres, mostraba imágenes religiosas de la Virgen de Guadalupe junto con pequeñas estatuas de santos católicos. Era incongruente, extraño, y no tenía ningún sentido para mí. Le pregunté cómo podría ser una prostituta y creer en la Virgen. Era una pregunta ignorante e insensible, pero no lo sabía entonces, comenzó a llorar incontrolablemente. Explicó que creía y le rezó a la Virgen para proteger a su familia y evitar que la mataran. Ciertamente lo hubieran sido si ella no trabajara como prostituta para el culto de los hermanos Hernández. Ella describió que ella y las otras niñas de Yerba Buena fueron trasladadas regularmente a otras ciudades fronterizas como Nuevo Laredo y Reynosa.

Lupita describió a Yerba Buena como una granja ejidal o comunal de no más de 20 familias con un total de aproximadamente 75 personas que habían sido importadas desde el estado de Guanajuato, en el centro de México, para desarrollar granjas en Tamaulipas. El sistema ejidal en Tamaulipas tenía apenas 20 años en la década de 1960, y había mucha tierra fértil y agua en las zonas bajas junto al río, que fluía desde las montañas. Yerba Buena estaba acurrucada contra la falda de la Sierra Madre Oriental, no tenía gobierno formal, ni fuerzas del orden, ni iglesia, ni escuela en 1962. Los ejidatarios eligieron su consejo de gobierno, hicieron sus propias reglas y vivieron un tranquilo vida comunal vendiendo su maíz y frijoles a los agentes del gobierno que vendrían a comprar sus productos en el momento de la cosecha. Así es como funcionaba el sistema ejidal; era un sistema de subsistencia muy frágil que apenas mantenía la vida; la mayoría de los habitantes tenían un origen indígena obvio.

Todo estaba bien, dijo ella, hasta que Santos y Cayetano Hernández llegaron a Yerba Buena. No está claro por qué seleccionaron a Yerba Buena para su operación, pero los dos hermanos que eran delincuentes menores, afirmaron ser profetas de un poderoso dios Inca. Los aldeanos eran analfabetos y analfabetos, por lo que sus mentes fueron manipuladas fácilmente para creer en la fábula extravagante del oro inca.

En mis cuarenta años de viajar por el interior de México, me he encontrado con numerosos cuentos de tesoros enterrados y especialmente en cuevas. Es un motivo popular mexicano importante y Yerba Buena no fue diferente.

Lupita tenía catorce años cuando los hermanos Hernández llegaron a Yerba Buena, y la seleccionaron de inmediato como una joven atractiva que encajaría bien en su establo de prostitutas. Convencieron a sus padres de que se les presentara el sexo con ellos porque era la voluntad de los dioses.

Los hermanos Hernández aseguraron a las personas que vivían en Yerba Buena que fueron enviados por un antiguo dios inca para recuperar el oro que se había escondido en las cuevas de la montaña siglos antes y que pronto serían ricos. No se dieron cuenta de su primer error de que los Incas eran de América del Sur y no de México.

A la gente de Yerba Buena se les dijo que si cooperaban, todos se volverían ricos. Por lo tanto, Lupita y varias otras jóvenes muchachas del pueblo fueron confiadas a los hermanos Hernández que se instalaron en uno de los jacales desocupados en el pueblo en la base de la montaña debajo de las cuevas.

Fabricaron extraños rituales, que incluyeron incienso y sacrificio de animales que se realizaron en una de las muchas cuevas de la montaña para convencer aún más a los lugareños de su poder sobrenatural. Lupita describió con lágrimas en los ojos cómo ella había sido una virgen inocente cuando fue entregada a los hermanos por sexo a la edad de 14 años. Ella buscaba protección para su madre, pero su madre era impotente y su padre se había convertido en un adicto a las drogas.

A medida que pasaban los meses y luego un año, no se recuperaba oro, y los aldeanos se inquietaban. Sintiéndose traicionados, comenzaron a interrogar a los hermanos Hernández que respondieron que se irían y regresarían con una princesa incaica como prueba. La princesa se convertiría en el líder espiritual de la secta.

Lupita me contó esta historia y te la vuelvo a contar. A partir de este punto, la historia se vuelve aún más extraña e increíble, pero los artículos de los periódicos finalmente lo confirmaron. Los hermanos fueron a Monterrey, que no estaba lejos de Yerba Buena. Comenzaron a buscar a una prostituta que pudiera hacerse pasar por una deidad femenina. Al principio, fue difícil, pero luego pasaron a Magdalena Solís, una joven prostituta de Monterrey, con una reputación de estar loca, ella era una canalla de espíritus reconocida. Ella afirmó ser un clarividente y un médium en trance y canalizar espíritus y curanderas fallecidos, incluido el espíritu de una famosa curandera mexicana muerta durante cincuenta años. Era un plan endeble, pero Magdalena y su hermano aceptaron la idea de un culto que ella dirigiría y aceptaron acompañar a los hermanos a Yerba Buena.

Magdalena Solís

No está claro cuál podría haber sido su incentivo, pero abrazó la historia y llegó a Yerba Buena disfrazada de princesa inca. Su apariencia entusiasmó a los humildes campesinos e identificó a sus líderes y los atrajo para tener relaciones sexuales con ella.

Magdalena Solís fue presentada en el pueblo a través de un ritual en la cueva en el que apareció de repente a través de una cortina de humo llena de incienso vestida como una princesa inca en un disfraz falso y seleccionó miembros de culto para tener relaciones sexuales con ella en el acto. Fue impactante y emocionante.

Por un tiempo, funcionó para pacificar a los campesinos que una vez más pusieron su fe en los hermanos. Es curioso y desafiante comprender lo que los hermanos esperaban obtener de un puñado de campesinos en el sur de Tamaulipas. No había riqueza o potencial de riqueza en Yerba Buena.

El fin

Con la llegada de Magdalena y su hermano que fue su proxeneta en Monterrey, la situación no era sostenible a largo plazo. Magdalena era una gran consumidora de marihuana y peyote y entraría en vuelos de fantasía y alucinación. Su estado mental era frágil y comenzó a ficcionalizar la situación llegando a creer que en realidad era una princesa inca. Su estado mental se deterioró rápidamente, y en poco tiempo, ella estaba exigiendo rituales sexuales y de sangre y, finalmente, sacrificios humanos, confundiendo el ritual inca con los aztecas. Crearon un altar primitivo en una de las cuevas de la montaña y realizaron rituales de sangre, primero con animales y luego con los aldeanos.

Dos aldeanos que expresaron su oposición fueron engatusados en la cueva y cortados a machetazos, sus corazones extraídos. En este momento, la princesa Inca, Magdalena estaba completamente delirante, alegando que su sacrificio era necesario para que el culto creciera y para que el tesoro se ubicara. Magdalena rápidamente perfeccionó su papel, y por un tiempo, la secta parecía ser estable. Ella parecía creer en los mitos que habían sido inventados.

Se organizaron orgías sexuales enloquecidas por la droga, alimentadas con marihuana y peyote, que atraían a los hombres de Yerba Buena. Un reportero analizó a Magdalena como “Desarrollando una severa psicosis teológica. Ella era una fanática religiosa, sufría delirios religiosos de grandeza y una marcada perversión sexual que se expresaba en el consumo de la sangre de sus víctimas y el terrible sadismo con el que cometió sus crímenes, y también la práctica del incesto, el fetichismo y la pedofilia “.

Completamente aceptada, Magdalena ahora se llamaba “La Alta Sacerdotisa de la Sangre”, bebía sangre de un cáliz, supuestamente incorporando elementos de la práctica ritual azteca y la canalización de espíritus. Ella afirmó ser la diosa azteca, Coatlicue y cuando estaba en trance habló en lo que parecía ser una lengua nativa. Es poco probable que alguno de los miembros de la secta supiera algo sobre tradiciones antiguas. Una vez que comenzó el sacrificio humano, continuó sin disminuir durante dos meses en la primavera de 1963.

Un curioso niño campesino de 14 años, Sabastian Guerrero, vagó cerca de la cueva ritual y, al ver lo que estaba pasando, informó de un grupo de “vampiros” a la policía en Villagrán, Tamaulipas, a unas 10 millas de distancia. Un oficial de policía llamado Luis Martínez acompañó al niño a la cueva al día siguiente, y nunca más se los vio vivos, ambos fueron ritualmente asesinados por el culto.

Cuando se informó que Luis Martínez había perdido un grupo más importante de policías, y un pequeño destacamento militar descendió sobre Yerba Buena, buscando en la zona y precipitando un tiroteo en el que murieron varios miembros de la secta. Magdalena Solís y su hermano Eleazar fueron detenidos y finalmente fueron juzgados en Ciudad Victoria. Fueron condenados por múltiples asesinatos y sentenciados a 50 años de prisión. No está claro si fueron liberados en 2013 después de completar su condena de 50 años de prisión.

Los dos hermanos Hernández fueron asesinados en el tiroteo con la policía y el ejército. Santos recibió disparos mientras Cayetano fue asesinado por los miembros del culto enojado en la cueva que también fueron asesinados. En total, entre 1962 y 1963, el culto mató a 16 aldeanos y el resto a la policía.

Recuerdo estar sentado en mi casa en Brownsville en mayo de 1963 leyendo una historia en el Brownsville Herald sobre el culto tal como Lupita me lo había descrito. No podía creerlo pero allí estaba, ella me había dicho la verdad. Salí a buscar el El Bravo de Matamoros y hubo una historia similar. Luché por entender la historia de Lupita en Boy’s Town sobre el culto a Yerba Buena, pero ahora estaba impreso.

La parte de la historia que los periódicos no cubrieron nunca fue la conexión con la servidumbre sexual que las jóvenes de Yerba Buena tuvieron que soportar en los pueblos fronterizos de Boy. Los hermanos Hernández desarrollaron una cadena de niñas que fueron forzadas a servir como prostitutas en los pueblos indígenas a lo largo de la frontera de Tamaulipas y Texas, especialmente Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo. Las niñas fueron “vendidas” al crimen organizado y con frecuencia fueron trasladadas de un lugar a otro para evitar ser detectadas.

Después de leer los artículos del periódico, me aventuré a Boy’s Town para hablar con Lupita tan pronto como leí sobre el gran tiroteo en Yerba Buena, solo para que me dijeran que ella ya no estaba allí y que sus manejadores la habían movido a la mitad. de la noche a un lugar desconocido para evitar la detección. Estaba muy preocupado por su repentina partida, pero no había nada que un niño de 16 años pudiera hacer al respecto.

Nunca la volví a ver y muchas veces me he preguntado cómo fue su vida hace más de cincuenta años. Dudo que haya regresado con su familia en Yerba Buena, pero puede que sí.

La vida en Yerba Buena estaba tan alterada que cuando finalmente pude viajar allí a principios de los 80 no pude encontrar a nadie que estuviera dispuesto a hablar sobre el culto o guiarme a la cueva. Muy probablemente, nuevas familias fueron traídas a la aldea desde el centro de México. Fui ignorado por los lugareños que no querían sacar recuerdos horribles. Afirmaron no saber nada sobre el caso y la policía me aconsejó que me fuera, y lo hice y nunca volví.

La extraña historia del culto a Yerba Buena me ha perseguido durante todos estos años, primero por mi improbable conocimiento del culto cuando estaba funcionando en la década de 1960 y de Lupita, y en segundo lugar por mis más de 40 años de investigación antropológica de los fenómenos religiosos en el borde.

Posdata

El Culto de Yerba fue hace tanto tiempo que pocas personas lo recuerdan o lo sabían. He interrogado a periodistas e investigadores mexicanos; sin embargo, el advenimiento de Internet ha puesto de relieve incluso a los más oscuros. Este es el caso del Culto de Yerba Buena. A principios de la década de 1990, publiqué una historia corta en el periódico El Bravo en Matamoros, que según me dijeron produjo muy poca reacción. Sin embargo, después del año 2000, varios autores, incluido el autor de Monterrey, Felipe Montez, han escrito sobre Yerba Buena. Hasta la fecha, soy el único autor que tiene información de primera mano sobre la conexión con Boy’s Town.

Sin embargo, en 1989 sucedió de nuevo. Otro culto que exigía sacrificios humanos salió a la superficie en Matamoros, conocido como Narco Satanicos, y ese culto efímero también tenía una cabeza “madrina” o princesa suprema que exigía una ofrenda de sangre a través de sacrificios humanos.

Reference Material

Cool Interesting Stuff, The Strange story of Magdalena Solis, the High Priestess of Blood

Cristóbal López, Creer, beber, curar.  Historia y cultura en Iturbide, N.L.

El Bravo newspaper, 1963

El Bravo newspaper, Tony Zavaleta, La Baranca, (sometime in the 90s).

Hendricks, George 1964, Western Folklore, Vol. 23, No.2, p.124, The Western States Folklore Society

Homero Adame: Mitos, cuentos y leyendas de Nuevo León.

https://ranker.com/list/magdalena-solis-facts/jessika-gilbert.

Lane, Brian, and Gregg Wilfred, 1992, The Encyclopedia of Serial Killers.

Leyendas de Tamaulipas: Canibalismo y brujeria en la Hierbabuena, 2015

Magdalena Solís, Wikipedia

Miller, Jessika, Lady Killers and Criminals, The Chilling Story of Magdalena Solis, The Mexican Prostitute-Goddess Who Took Over a Murder Cult.

Montes, Felipe, Rituales Satanicos el la Yerbabuena,

Murderpedia, http://murderpedia.org/female.S/a/solis-magdalena.htm

Recóndito, The Yerba Buena Sect, https://reconditosite-wordpress.com/2017/04/23/la-yerba-buena-cult/

Templeilluminatus, http://templeillumanatus.com/m/group/discussion?id=6363372%3ATopic%3A3145878.

The Brownsville Herald, 1963

The Richest.com, 15 Creepy Details about “The High Priestess of Blood,” Magdalena Solís.  https://therichest.com/shocking/15-creepy-details-about-the-high-priestess-of-blood-magdalena-solis/

The Unknown History of Misandry, Magdalena Solis, “The High Priestess of Blood,” Mexican Serial Killer, 1963

TheParanormalGuide, Magdalena Solis (http://theparanormalguide.com/blog/magdalena-solis.

Wicked We, Magdalena Solis High Priestess of Blood or Serial Killer out for Sex.

Back To Top